• 0

Animales fantásticos y donde encontrarlos es la mejor película de Pokemón jamás hecha.

La nueva cinta Fantastic Beasts and Where to Find Them, la primera entrega de la nueva serie de cinco películas que tomó a todos aquellos que nos vestíamos de magos y nos pintábamos un rayo con marcador permanente en la frente por sorpresa, se estrenó el 18 de noviembre en México y ya lleva más de 600 millones acumulados en todo el mundo

Cabe mencionar que el guión no fue escrito por Steve Kloves, quien escribió las siete películas anteriores, sino que fue la misma autora de Harry Potter, J. K. Rowling, quien accedió a escribirlas con la condición contractual de que nadie más que ella, mucho menos el estudio, pudiera meter mano a sus ideas. Por supuesto, siendo la mujer mas rica de este lado de la galaxia y la autora de la quinta mejor franquicia de todos los tiempos, aceptaron.

¿Pero valió la pena este experimento?

La Warner Bros trató con muchísimo cuidado este proyecto, reclutando al ganador del Oscar Eddie Redmayne, a los establecidos y talentosos Katherine Waterston y Ezra Miller, y al director David Yates, quien ya había dirigido cuatro películas de Harry Potter.

¿Qué puede salir mal? Tiene todos los ingredientes impuestos por Marvel para una apuesta segura, ligeramente predecible pero entretenida.

La película se arriesga un poco rompiendo las regla impuesta por las anteriores de utilizar solamente a actores británicos, y aunque la historia toma lugar en América, vemos actores ingleses como Katherine Waterstone y Collin Farrell interpretando personajes americanos y viceversa.

Se reconoce la función de la cinta de expandir la ya genial mitología de Harry Potter. Se reconoce el amor que la autora tiene por estas historias y sus personajes. Pero es dentro de esta subjetividad donde se percibe un ligero prejuicio contra los Estados Unidos, como la escena en aduanas al comienzo, la clase política norteamericana malvada y estúpida, la xenofobia y los grupos radicales de ultra-derecha similares a los que se ven hoy en día.

El tema principal de la cinta es la aceptación de uno mismo, muy claramente representado con Ezra Miller, quien pasa casi toda la película ocultando su naturaleza mágica para complacer a su madre, prototipo de la mamá de Carrie, emergiendo de él una obscuridad destructiva, producto del odio a si mismo, visualmente grandioso, pero temáticamente hueco al culminar en una secuencia de acción casi sacada de Transformers.

Parece que J.K. Rowling quiere sermonearnos sobre los peligros del bullying. Ten cuidado a quien llamas fenómeno en la escuela, podría convertirse en una nube de humo y matarte.

Mientras tanto, los protagonistas, Newt Scamander y Tina, se teletransportan con sus varitas por la película, ajenos a la trama principal hasta que es hora de enfrentarse al villano y decir adiós.
Sin mencionar a Jon Voight que parece no saber en que película está.

¿Qué pudo salir mal en la ecuación?

La respuesta a eso, y al por que otras franquicias en Hollywood apestan podría ser esta: Johnny Depp.

Todo el internet y nuestras abuelas sabían que Johnny Depp iba a salir en la cinta interpretando a Grindelwald, el mago más malo de los años 20’s. Mucho se intento guardar el secreto de su participación, para sorprender a los fans de… Johnny Depp.

Por mi parte agradezco haber sabido este spoiler de antemano, ya que me preparo a ver, como si fuera un mal viaje, a un Depp algo viejo hablando y actuando no como Grindelwald, sino como Johnny Depp, rompiendo la diégesis que tenía de la cinta, y peor aún, desasiéndose de un buen actor como Collin Farrel, quien definitivamente estaba mejor moldeado para interpretar a un mago moralmente ambiguo.

Cuando apareció escuché risitas en la sala. Verlo tuvo el mismo efecto que si hubiera salido en un sketch de SNL parodiando a Harry Potter.

¿Pero que tiene de bueno la película?

Hay dos cosas que me encantaron que están muy bien logradas:

1.     Kowalski.

Todos somos Kowalski pidiendo un préstamo para una panadería. Todos somos Kowalski con vidas aburridas y godinez deseando algo más. Y todos somos Kowalski deseando golpear Ron Perlman interpretando a un duende en la cara para impresionar a una chica.

A pesar de ser un sucio muggle (o nomag para los eruditos), es el personaje con más magia y carisma en la película. Es el protagonista de la única historia de amor exitosa y el verdadero héroe en su aventura épica de abrir una panadería para honrar a su abuela.

Dan Fogler hace un buen trabajo canalizando al personaje introductorio, esa figura que funge como patiño que obliga al protagonista a retroalimentar la trama a la audiencia, pero el carisma de este personaje deja al descubierto las debilidades de Newt Scamander, incluso le revela el deseo de poder ser tan buena onda como él.

Como dato curioso, Michael Cera rechazó este papel para hacer Lego Batman. Imagínense la cinta con él como una precuela de Superbad.

2.     C.G.I.

Tres letras que cambiaron la industria del cine para siempre. Desde que se creó el CGI para hacerle dinosaurios a Spielberg, esta tendencia se ha propagado como un virus a todas las películas, llegando al absurdo de crear los traseros de los personajes de 50 Sombras de Grey.


A pesar del uso excesivo, es refrescante ver una cinta que utiliza el CGI para diseñar unas criaturas realmente fantásticas. Hay rinocerontes CGI gigantes bramados, aves CGI gigantes azules, topos ladrones de joyas CGI, simios CGI invisibles. La imaginación se desborda a todas direcciones en lo que se refiere al CGI. Y no se detiene ahí, hay focas marinas CGI, hipopótamos CGI, ¡incluso cucarachas CGI! No entiendo como J. K. Rowling no se puso a pensar que tenían en sus manos la mejor adaptación de Pokemón jamás hecha, debió detenerse en ese instante, llamado a Nintento y reescrito el titulo.

Es más, debieron de una vez remplazar a los actores con CGI, quizá así el protagonista habría tenido más carisma.

En conclusión, tal vez Fantastic Beasts no será el retorno triunfal de Johnny Depp como algunos esperaban, ni tampoco una película más de Harry Potter, aunque eso no sea del todo malo, la cinta ofrece un vistazo a un mundo lo suficientemente interesante para sobresalir por si mismo. Pero una cosa es cierta, es lo más que tendremos a una película decente de Pokemón. 

Fidel Castro 1926 - 2016

  • 0
"Hasta la Victoria, siempre!"

Dijo Raúl Castro durante el anuncio del fallecimiento de su hermano, Fidel, en un anuncio similar a las transmisiones que se hacían por televisión en los años 70's para hablar sobre la guerra fría o felicitar a la nación por una "feliz navidad". Tengo la impresión que todo lo relacionado con Cuba evoca esa luz propia del pasado, un pasado fuera de lugar, ya que imagino que muchas personas habrán visto este anuncio a través de sus celulares mientras esperaban su machiatto en el Starbucks.

Precisamente ayer veía JFK, la cinta de Oliver Stone de tres horas y media sobre el asesinato de Kennedy. En una escena, un anti-comunista Joe Pesci se mete coca y empieza a divagar sobre como asesinar a Fidel Castro, sugiriendo incluso un plan para quitarle la barba y ridiculizarlo (si existió ese plan).

Fue horas después cuando me enteré de la muerte de Castro a los 90 años, y pensé que en algún lugar (lo más seguro en su casa), Joe Pesci estría sonriendo irónicamente, o metiéndose coca.

Poco se en realidad sobre el ex-presidente cubano, salvo lo que llegue a conocer a través de la cultura popular, y vaya que lo conocí bastante ahí, Fidel Castro, con su barba, habano y su uniforme militar color verde era un icono de la cultura gringa (y por ende del continente), que salía en caricaturas, comics, dramas y comedias, y motivo de debate en televisión cada que el señor opinaba algo en su columna del periódico.

Ahora que lo pienso, creo que vi más a Fidel Castro como caricatura que en carne y hueso.

El punto es que ha muerto uno de los últimos humanos míticos que nos quedan (contando a Chabelo y al Che Guevara que vivirá atrapado en playeras vendidas en Wal-Mart para siempre), míticos en el sentido que vivieron en una época a la que supieron sacarle provecho y quedaron marcados en la historia, ya sea como héroe o villano, pero afectando la vida de millones de personas.

Y eso es lo interesante. Hizo el suficiente ruido para ser recordado, Cuba es y quizá siga siendo por un rato más, sinónimo de Fidel Castro. 

https://pbs.twimg.com/media/B664WOgIEAAnrmH.jpg

La mala muela

  • 0
He dejado el mal hábito de escribir continuamente en este blog por temor a quedarme sin ideas pero se siente bien volver de vez en cuando a reflexionar y re-leer toda la zarta de estupideces y memes graciosos que publicaba. Hay un débil registro del internet aquí, desde que era una especie de zona de confort para los amantes de lo desconocido y los programas de descarga de música ilegal, hasta nuestros días que se ha vuelto como ese restaurante favorito que fue descubierto por ese sujeto que te desagrada y ahora es tambien su lugar favorito.

Pero todo está bien, las campanas siguen sonando al ritmo de una tonada virtual que se escucha todavia hasta los confines más alejados del pasado. El futuro sigue caminando y todo cambia a una velocidad cada vez más apresurada. Siento que la adversidad y las olas que la vida emana se han enmudecido para dar paso a una horrible tranquilidad. No deseo la tranquilidad, quiero las olas, los golpes, la vida y el vivir. No tengo poder sobre los elementos, solo soy un adulto irresponsable que escribe cosas moderadamente geniales y tiene un buen gusto por la literatura y los sandwiches sin queso.

Tal vez algún dia aprenderé que la vida no se mide por el numero de palabras que uno procesa en un teclado de plastico sino por el numero de cosas que uno grita a los cuatro vientos en medio de una tormenta mientras se esta empapado de sudor, lagrimas y agua.


Torn

  • 0
Los viajes en avión suelen ser repetitivos, salvo por una que otra nueva turbulencia que no habías experimentado antes, o un nuevo tipo de sandwich en el menú, todo lo demás sigue siendo bastante similar.

Tú llegas, haces fila para abordar, eliges si subir por adelante o por la cola, guardas el equipaje de mano, encuentras un comodo asiento completamente igual a los demás, generalmente eliges uno con bonita vista al ala para apreciar las turbinas, te abrochas el cinturón y decides recargar tu cabeza para alejar los malos pensamientos de explosión y muerte.

Subo a un avión por lo menos unas 4 veces al año desde hace casi cinco años, eso equivale a unos 25 vuelos en total abordados, contando algunos años que han sido más de 4. Creo que 25 es un número grande para casi cinco años, confio en que las probabilidades de yo muriendo en un accidente aereo sean menores de 1 a 26.

Cuando haces algo con frecuencia se convierte en tu pequeño ritual personal, un proceso que te remonta al proceso anterior y así indefinidamente hasta que comienzas a olvidar la primera vez que lo hiciste. Nunca he disfrutado de los aviones, se que son cientificamente más seguros que otras alternativas, pero a veces tengo etapas de confianza y otras de miedo, unos años los aviones me fascinan, otros me aterran sin sentido, nunca un punto intermedio; para eso debo recargar la cabeza, cerrar los ojos y alejar esos malos pensamientos de una maldita vez.


Bluebird Story

  • 0
Hablando de forma mundana no tengo idea de como alguien puede vivir sin jamas experimentar miedo. El miedo es inherente en el espiritu humano como una de las muchas flamas que encienden los ojos por la mañana. El miedo es levantarse y experimentar dicha, el miedo es reconocer nuestra propia mortalidad, el tropezarnos camino al trabajo con una rata muerta en la calle, eso es vida.

No se puede sentir miedo sin antes no haber sentido una sensación de seguridad. Hay que dormir arropados para adquirir el miedo a estar expuestos al frío.
En pocas palabras; hay que vivir para temerle a la muerte. 

Entre más miedos recolectes más se uno ha sentido e imaginado las infinitas posibilidades que otorga la vida, y las ha sobrevivido.

Aunque el miedo paraliza tambien alimenta una locura interna que nos lleva casi siempre a cometer actos en pro del miedo que algún dia nos arrepentiremos, es el miedo el que nos toma del cuello de la camisa y nos impide caer al vacío en un arrebato suicida. Todas nuestras acciones las surcan pequeñas venas moradas llenas de horror.

Si hay algo que resguarda los dos extreños de la vida es el miedo, cuando nacemos le tememos a existir y cuando morimos a no existir. Tal vez el miedo es solo un vestigio de algo más grande que siempre nos vigila y de vez en cuando nos acaricia los pelitos de la nuca. 

The Delta

  • 0
Pues el tiempo si que ha pasado. He crecido de un incómodo adolescente de 15 años a un incómodo adulto joven con bello facial. La verdad no muchas cosas han cambiado, me mudé un par de veces y vivo solo desde hace unos años, aprendí algunas cosas buenas, otras malas, la mayoría cosas malas con secuelas más o menos buenas, aprendí el valor de las cosas, de las personas, de las ideas, aprendi que vivimos en un mundo gobernado por idiotas y nuestros sueños y esperanzas son el motivo de chistes de ocasión en fiestas y reuniones. 
He aprendido tantas cosas y todas ellas me han hecho pensar tanto acerca de lo que significa crecer y lo que significa cambiar, evolucionar que ya no sé ni siquiera lo que va ser de mi en los proximos años.

Así es, señoras y señoras, he crecido.

Crecer no es tan malo como aparentan, en realidad nunca crecemos, aumentamos de tamaño y de panza dentro de una pecera social que llamamos ciudad metropolitana e interactuamos tanto con otros adultos (que en su mayoría son en realidad dos niños amargados dentro de un traje) que acabamos pensando igual que ellos y de cierta forma convirtiendonos en ellos. Así es, las ciudades con adultos son en realidad fieras maquinas de clonación, como las de las tortillas, con la sola función de tomar esa masa de harina que sacan las preparatorias y amoldarla unos cuatro años y medio hasta crear una calientita, perfectamente plana tortilla gris, que los funcionarios pasarán a saborear con su huevito guisado en una típica mañana.

No se engañen, nunca crezcan, y jamás de los jamases se dejen engañar por los horribles niños en trajes de adulto, un golpe en el esternón basta para patearle las bolas al de arriba.


Las Noches de Cabiria

  • 0
Federico Fellini es uno de esos directores que te agarran del tobillo y te avientan a una alberca de emociones sin aviso, y luego te chapotea pequeñas gotas de melancolía. 
Las noches de Cabiria no solo es una historia, es un retrato de una flor sensible en un mundo lleno de espinas, una película que nos habla de la soledad, del amor, de la muerte y del remordimiento, pero también de la esperanza. Cabiria no es la típica heroína, es una mujer ordinaria intentando cambiar en un mundo de gente imperfecta que anhela un milagro.

Federico Felini nos ha hablado de la soledad en la Dolce Vita y en 8 1/2, pero es en las Noches de Cabiria donde más transmite esa emoción en la forma de una protagonista hambrienta de amor pero temerosa a volverse vulnerable, alguien que muere para ver el mundo con ojos nuevos, pero que tiene que volver a morir para completar el ciclo de vida y sentir el fuego que guardamos adentro. 

Es costumbre ver a los personajes de Fellini caminando, siempre explorando el espacio que les rodea, expandiendo sus horizontes y conociendo a toda clase de personajes extraordinarios que de alguna u otra manera influyen en la protagonista de la misma forma en que influyen en el espectador. La pelicula puede ser interpretada como una metáfora de la muerte y una celebración de las pequeñas dichas que proporciona la vida. 

No es de sobra que la película también nos habla de una Italia en los años 50’s posterior a la Segunda Guerra Mundial, plagada de miseria, lujo y los espíritus de las antiguas tradiciones. Las mujeres son hermosas, los hombres brutos románticos y todos bailan. Es un mundo donde la magia se fusiona con la oscuridad y se revela nuestro anhelo de una vida mejor. 

La impecable dirección de Fellini (que sabe que los rostros son más hermosos que los paisajes) y la espectacular actuación de Guilietta Masina hacen de esta cinta merecedora de una distinción que trascenderá épocas y géneros.

Si el cine es la herramienta que que ocupamos para llenar nuestros deseos, esta película es un maravilloso y triste ejemplo. Al final la respuesta no viene desde afuera, la cargamos nosotros dentro, y la desvelamos únicamente a través de la densa oscuridad donde perderemos todo, solo así nos damos cuenta de que siempre fuimos libres.

 

Children's Corner

Hace tiempo que descubrí el placer de recorrer a pie lugares desconocidos, al menos para mí. Es cierto lo que dicen de que “el mundo se descubre caminando”, supongo que es más fácil mirar tu entorno así que hacerlo a 80 kilómetros por hora dentro de una coraza de metal y vidrios. Dice la esposa del escritor Jorge Ibargüengoita que muchas de las novelas de su esposo las debía gracias a su hábito de salir a caminar por las calles. Allí conoció a sus personajes y observó argumentos que tomó como suyos en forma de palabras cargadas de simbolismo. Es probable que no nos percatemos del simbolismo de las cosas hasta mucho después, o incluso nunca, pero confiamos en que alguien lo hará. Esa es la magia de las historias, registrar lo que vemos cuando caminamos a pie. Las calles envejecen alrededor del inmortal hábito de salir a mirar, en las noches o en los días (preferentemente en las noches); veo coches, patrullas, calles desoladas forradas de casas de ladrillo y cemento que protegen a las personas dentro de sus panzas calientes, soy la única persona en esta fría noche y tal vez la última. Camino para ver cosas nuevas, y en ellas elaborar historias y de esas historias encontrar la respuesta a la pregunta que me inquieta. ¿En donde estoy?

Stone In Focus

  • 4
¿Qué es el arte?
¿Existe de verdad?
Igual que Dios, existen varias opiniones y puntos de vista distintos sobre su origen y sus intenciones, más nunca hemos visto o tenido la certeza de saber quien es Dios, lo mismo pasa con el arte.
El arte es una deidad pagana de cientos de años capaz de escabullirse por las grietas de la duda y lo impractico; de sexo indefinido, postura indefinida pero de mirada perfecta, está criatura se dice que vive dentro de cada uno de nosotros (es decir en el corazón metaforico del alma) y varia de definición dependiendo de los traumas de la niñez y el número de abrazos que recibiste de niño. A pesar de eso, una simple radiografia o apuñalamiento con un objeto punzocortante pueden invalidar esta teoria ya que dentro de nosotros podemos encontrar solo sangre y huesos.
Entonces el arte es y no es, es decir, se le puede comparar con el amigovio, la sexualidad de los caballitos de mar y las contradicciones politicas mexicanas.
Solo nos basta (para los que estudiamos al arte) lo mismo que los teólogos cuando estudian a Dios, tener fé y esperanza de no irnos al infierno.

Lady Brown

  • 0
Para todo hay un público, hasta para las cosas más horribles e insipidas, o las más hermosas y descabelladas. Hay para las comedias y para las tragedias, hay un público selecto de gente extraña que le gusta entrar al cine solo para ver los trailers, y hay un público aún más selecto y extraño de personas que gustan morderse el cabello.
Todo existe en un contexto socio-cultural y con luces de neón, y si existe es por que hay un público que lo ve y lo consume, las leyes de la existencia empiezan a moldearse deacuerdo al público que la moldea.
El hecho de que existamos de cierta manera permite que un público nos consuma como un programa de televisión un Domingo por la tarde. Existir nos permite que personajes ficticios existan, nutriendose de nosotros y después nosotros de ellos. Todo esto gracias al público.
El publico es la entidad que evalua todo, cuyo juicio destruye y arma.
Su necedad tortura a los artistas y a los valientes, su aceptación nos define como mejores personas.
El público somos nosotros, actores de una sola función y consumidores de miles de basuras.


Computer Love

  • 0

La soledad se vive en largos intervalos de negación placentera que resulta en una fusión de palabras poco conocidas que terminamos usándolas para castigarnos por nuestros propios errores del pasado.
El pasado es una entidad consciente y con un sentido del humor extraño que de vez en cuando se asoma por la ventana y acaricia con su uña el vidrio para provocarte un escalofrió en la espalda.
El pasado sonríe por tu ventana.
Las caricaturas de nosotros mismos resaltan en los momentos de mayor debilidad de carácter y nos obligan a retraernos y a empujar a los que nos rodean a un océano de incertidumbre y misterio.
Nadamos contra corriente en esta vida y nos sentimos solos, muy solos, somos un grupo de peces ciegos que nadan hacia una misma dirección y a veces empujamos con nuestra fuerza colectiva y rompemos la barrera de lo que es real y lo que no, pero seguimos estando solos.