Rehabilitar

  • 0
La vida de una sola cosa
no tiene precio
igual que todas las otras

Por eso llegas
y dices adiós
por que cuando vienes
el tiempo pierde su esplendor

Un minuto, una hora
un día y una noche
son solo sombras dibujadas
de tu pobre alma desolada

Cada vez que la veo
mis ojos se desangran
es un lindo comienzo
mi voz se me escapa

De vez en cuando me elevo
y también rezo
que en la vida no existiera tal cosa
como la ambición y el deseo

No hay comentarios.: