Ambrosia

  • 0
Las clases son cada vez más solo un sueño distante, o una aguja en un enorme pajar.
Las largas y costosas vacaciones están cada vez más a la vuelta de la esquina, y aunque mis maestros no les guste hablar de eso, se siente en el ambiente una sensación de alivio y descaro contra las reglas. Lastima que un gran porcentaje de ellos no se dan el lujo de reprobar, y los que ya casi definitivamente pasaron no organizaran alguna revolución en la escuela, así que todas las opciones de una lluvia de sangre son distantes, ¡como las clases! :D.
Aún no se que será de mi en lo que va de estas semanas. Me siento inquieto y deprimido, como un pequeño punto o una mancha en un gigantesco mapa pegado en la pared de algún megalomaniaco.
Desearía poder hacer tantas cosas, desearía volver al pasado y cambiar miles de detalles que se disiparon tan rápidamente mucho tiempo atrás y me carcomen como a un ave muerta en la acera en un horrible día de calor.
No tengo mucho que pensar, últimamente me obsesiona el pasado, pero no sirve de nada, aún si los científicos de hoy dieran con una fiable maquina del tiempo, es probable que acabe condenando mi propia existencia si hago algo. Las cosas así están, lamentablemente, para algunos no, para otros sí. Y como me dijo un amigo cercano; cada quién hace su propia suerte.
Solo nos queda buscar consuelo en el presente. Pero, no puedo evitar sentirme culpable; es extraño, pero siento como si hacer eso simplemente me rebajara al nivel que creo que tienen otras personas, y eso es plano estúpido por que simplemente busco excusas para no desatarme del pasado, un hombre que vive en el pasado vive obsesionado con el futuro, y una persona que vive en el presente, siempre esta lista para lo que viene.
Desearía que las lecciones de la vida fueran más sencillas de aplicar algunas veces.


No hay comentarios.: