Catarata Roja

  • 0
Una historia que escribí hace algunas horas.
Estoy algo satisfecho con las primeras dos terceras partes pero el final me desanima un poco, no es mi estilo, pero tampoco se como cambiarlo otra vez, supongo que yo me contradigo varias veces.
Dicen que el ejercicio estimula al cerebro y a la creatividad, realmente creo que es cierto, bueno un poco, en parte estaba motivado por mi lista de contactos, la verdad no he estado bien últimamente (los últimos 7 u 8 meses) y la verdad me doy lastima, me doy mucha lastima que alguien como yo llegará tan bajo y se anduviera torturando a él mismo por algo con contraproducente y a la vez estúpido. Pero creo que me estoy yendo un poco fuera del tema.
La joven protagonista no tiene identidad, bueno si, pero en la historia no, quería dar ese aire de misterio y de sorpresa al final, pero creo que no me funcionó, también me quedó algo largo cuando planeaba originalmente escribir algo relativamente corto, no se de donde surgieron la mayoría de mis ideas, supongo que son pequeñas pistas para solo ciertas clase de personas, que entenderían o no lo que realmente trato de decir con este cuento.
Es algo oscuro, turbio, y me inspire en un relato de Edgar Allan Poe para el salón de fiestas, además de la novela de Stephen King "El resplandor" para el reloj y otras cosas. De verdad han afectado mucho en mi esas dos historias, y no me arrepiento, el salón de fiestas es un elemento y un sitio que ocupa aún mi corazón y lo seguirá ocupando y con suerte creciendo con el pasar de los años.
Disfruten la historia, no sean rudos. (bueno si)

No hay comentarios.: