Figured You out

  • 0
Hola de nuevo.
¿No es fascinante como el sistema educativo de nuestro país se adhiere mucho a las viejas costumbres? Claro eso no es tan obvio en esta parte de la república. Pero cada vez más se pone de moda la dicha de que un montón de ancianos o tipos bajos con viejas costumbres comiencen a adjudicar ordenes absurdas y de contenido gracioso.
Desde que se aprobó el aborto en el DF, un método que según mi perspectiva, es único en su genero, la Iglesia ha estado comenzando a ser un gran factor en la forma de gobierno de este país, lo malo de los católicos de altos puestos de aquí es que aún comparten características de sus predecesores que llegaron aquí a América, destruyeron toda una utopía vanguardista y de golpe nos infectaron con sífilis.
No creo que el aborto sea algo lindo, pero tampoco son las películas de Uwe Boll (díganme lo contrario quien haya visto House of the Dead); apesta lo se, pero también apestan las rinoplastias, las cirugías estéticas, incluso un simple trasplante de corazón, hay sangre, es seguro, y ni hablar del factor de vida que crece dentro de la mujer que se apaga casi de la misma manera que una vela en un día de viento.
Simplemente opino que un montón de curas que jamás han experimentado el milagro de la vida, que usan malos peinados y togas fuera de moda, tomen las desiciones que una jovencita con un futuro por delante, dejen a un lado a Dios por unos segundos y preguntense que es mejor, que un monton de conservadores se jalen los pelos o que una madre y un hijo sufran una existencia casi obligada el resto de sus vidas.
Otro país que me preocupa un poco es Polonia, el cual parece apenas estar despertando ese extraño lado religioso en su gobierno, ¿que clase de mente enferma considera a los teletubbies como influenciadores a la homosexualidad y dejan a Bob Esponja libre e impune teniendo aventuras con Patricio todas las tardes en Nickelodeon?

No hay comentarios.: