Ophelia

  • 0



Año viejo, te despedimos con un celebre saludo que no se ondeará por mucho tiempo ya que estaremos demasiado ocupados imprimiendo calendarios con un decimal de más, así que con todo el corazón te pedimos que por favor, no nos regreses los cd’s, los teléfonos alambricos, las series de televisión antes de Lost, las profecías de Nostradamus y a George W. Bush, así como a Fox y a todos los otros presidentes de México desde Santa Anna al imaginario Juanito.

La década ha acabado y para bien o para mal, un nuevo calendario nace de las cenizas del otro en el mismo ritual que conocemos como año nuevo, tal vez no tenga mucho sentido darle importancia a esta festividad, en la revolución francesa se contaba el tiempo distinto, y ni hablar de los Chinos y su calendario basado en animales aburridos.

La tierra envejece junto a sus habitantes, de eso no hay duda, y el ver como una década se va volando entre tus dedos me pone a pensar en lo mucho y lo poco que ha sucedido no solo en mi vida sino la de las demás personas y sociedades con las que comparto la tierra.

1. El Calentamiento Global es cada vez menos ficticio.
2. Ingresé a la Universidad.
3. Hace poco voté por primera vez.
4. Las películas de efectos especiales asombrosos son cada vez más comunes y menos impresionantes.
5. Me he contradicho mucho en esta década.

Podemos apreciar como los tiempos cambian y ciertas cosas no son igual que antes. El cambio es un proceso fascinante que es muchas veces pasado inadvertido. Debemos prestar atención a esos cambios pero aun más importante, debemos cambiar nosotros mismos para estar al ritmo de este engranaje que gira a 365 días por revolución.
De otra forma estos 10 años habrán sido en vano.

Feliz Año!

No hay comentarios.: