Young Love

  • 0
Una noche o un día para cambiar las cosas.
Hace tiempo que estoy viviendo en un departamento (en su mayoría blanco) de un segundo piso de una colonia tranquila a los pies de un cerro conocido por un profesor de Competencia Comunicativa como el "Chupón", sitio ideal para regenerar tu chakra en las mañanas y cavar tumbas anónimas en las noches.
Todas las mañanas recorro un sendero un tanto extraño marcado con las pisadas de otros antes de mi, tomo un autobús gratuito y repleto de murmullos, me bajo antes de tiempo frente a unos modestos edificios con gran cantidad de esculturas abstractas hechas de papel mache entre si, subo tres pisos de cemento, entro a un salón de clases y me convenzo de que nada de lo que haga en esta rutina será en vano en el futuro (tal vez el autobús).

No hay comentarios.: