Tv Infectuos Diseases #1

  • 0
Después de analizar profundamente mi estado mental y sentimental, he llegado a la conclusión de que sufro de una enfermedad psiquiátrica rara y poco conocida por el hombre común.
Padezco del Síndrome de Spike (Personaje recurrente de Buffy, La Cazavampiros, que acostumbra vestir su chaqueta de la suerte y pintar su cabello a rubio oxigenado).
Para aclarar un poco las cosas Spike es un vampiro, que en el pasado solía ser un poeta cursi y probablemente gay hijo de mami, que en un arranque de enamoramiento acabó con el corazón roto por una snoob tipa de familia rica del siglo pasado. Eventualmente terminó mordido por una vampira con demencia y buen gusto llamada Drussila, (la cuál se convirtió en su actual novia hasta que cortaron casi un siglo después). De ahí en adelante William, quien cambió su nombre a Spike para que no sonara afeminado, se convirtió en un vampiro sádico y despiadado, matando a un total de dos caza vampiros y sembrando el caos y el buen gusto a su paso. Hasta que conoció a una caza vampiros y acabó ablandándose y volviéndose tan asquerosa mente afeminado que Drussila tuvo que cortarlo. Luego, inevitablemente, el ejercito de los estados unidos en su afán por arruinarnos todos los buenos finales, le implantaron un chip en la cabeza que lo volvió mucho más blando de lo que era (desprendía una castroza descarga eléctrica en su cabeza cada vez que trataba de morder a un ser humano). Luego de eso acabó revolcándose con la cazadora en más de una ocasión e inevitablemente hizo un pacto con un demonio que le devolvió el alma que lo volvió más patético y bondadoso. Y al final sacrifica su vida para salvar a un montón de niñas.

Síntomas: El síndrome de Spike consiste en una ola de culpa estúpida y resignación al sexo opuesto, el paciente puede constantemente debatir entre esto o aquello, como jugando pin pon con un bebe gordo. El paciente puede creer que tiene el control y que es capaz de acabar con sus problemas de un solo mordisco cuando en realidad, es un imbécil pelmazo con poca, muy poca voluntad y cualquiera que sea la situación, acabará revolcándose con aquella persona solo para sentir culpa después y llorar en la ducha. Cuando el paciente cree que ya puede adaptarse a su nueva enfermedad descubre que ha sido usado todo este tiempo, y en la mayoría de las veces correrá a llorar a algún rincón cuando lo sepa (este síntoma puede ser interpretado de varias formas).

No existe cura todavía, y es probable que nunca se descubra cura para esta enfermedad, aunque, una posible opción, es sacrificar tu vida y hacerte parecer el héroe para que todos hablen cosas buenas de ti.

No hay comentarios.: