Unforgiven

  • 0
Y los días pasan sin pena ni gloria otra vez.
San Valentin se acerca, y todo ese color rojo y rosa por su espalda, me pregunto yo mismo, ¿cual es el verdadero sentido de San Valentin?
Desde que era joven, quiero decir, desde hace poco, muy poco tiempo (¬¬), jamás le halle el rollo a este día, todos los años, no hacía nada, y rara vez recibía algo, excepto los clásicos regalos de compromiso que los compañeros o familiares regalaban, claro, generalmente (sino todos) eran paletas de dulces, y para acabar el sentimiento de elección y autoestima, les veías la enorme bolsa llena de paletas iguales a las tuyas, algo así como cuando viajas miles de kilómetros para ir a una feria pero cuando llegas te das cuenta que la cerraron por problemas de sanidad.
Hoy en día me sigo haciendo la duda, que es San Valentin, todos, o algunos, saben el lado A de la historia, un montón de artimañas de las corporaciones creadoras de regalos y objetos color rosa, que aprovechan esta fecha del año para hacer dinero con regalos, tarjetas y bombones. Y al final del día se reparten las ganancias mientras que nosotros, el hombre común, se la pasa limpiando el desastre de envolturas y sexo con condones de muy, pero muy baja calidad.
San Valentin es, y será siempre un fastidio, un fastidio para los que se preocupan por este día.

No hay comentarios.: