Spiderman 3

  • 0
Comencemos con lo básico.
El joven arácnido vuelve por tercera ocasión para relatarnos un poco de sus aventuras al puro y mejor estilo de humor de Saim Raimi (el director).
Peter Parker es un icono y una figura ya muy popular en la ciudad de Nueva Cork y la fama empieza a subirle a la cabeza, como era de esperarse, incomodando un poco a su novia Mary Jane Watson. Pero Spidey debe enfrentarse a más problemas, un convicto salido de prisión accidentalmente forma parte de un extraño experimento con partículas de protones y demás transformándolo en un único e invencible ser de arena, que puede alterar su forma para asustar a los más pequeños y sorprender a las chicas. Pero todo lo que hace lo hace por una buena causa, ayudar a su pobre y enferma (¿y dije pobre?) hija. Y los problemas para la araña no acaban, su exmejor amigo, el conflictivo Harry Osborne, consumido por la rabia por la muerte de su padre se decide a buscar y matar al hombre araña, quien resultó ser su mejor amigo, Peter Parker, pero un misterioso golpe en la cabeza lo vuelve mas manso que un gatito pero pobre cocinero. Y los problemas no acaban, una extraña sustancia salida de la nada (bueno de un asteroide salido de la nada) trae consigo algo mucho más extraño que se adhiere al hombre araña y a uno de sus trajes, volviéndolo emo y desagradable para el temor de sus fans. Todo esto visto tras los ojos de Eddie Brock, un nuevo fotógrafo con falta de talento y demasiada confianza en si mismo quién sufrirá demasiado solo por el simple hecho de querer haber salido adelante en la vida y tener la oportunidad de ser alguien.
No es la mejor película de Spiderman que se haya hecho, aún sin importar lo que digan las estadísticas (es la que más dinero recaudo, sospecho que en parte por el morbo que causaba ver a Venos en acción, aunque solo aparece por muy pocas escenas y el final nos deja algo desilusionados). El final, para no arruinárselos, les diré que es de lo más inverosímil y predecible que te pudieras encontrar en cualquier sala de cine. Carece de una trama oscura y los personajes son desechados y devueltos como papel higiénico.
Me dejó complacido en algunas escenas, como cuando Peter se vuelve emo y comienza a bailar sensualmente. Pero otras cosas me desilusionaron y confundieron como el final del hombre de arena y el Harry Osbourne.
Vállala a ver un fin de semana si tiene dinero.

No hay comentarios.: