Jokela High School Massacre

  • 0
En épocas de miedo y dolor rara vez pensamos en las consecuencias de los actos o en cazos diferentes, en que es lo que nos esta sucediendo a nosotros y a los que nos rodean en el momento en que el cielo ha hecho un horrible sonido al chocar con la tierra.
El día 7 de noviembre en Finlandia bien pudo haber sido un ejemplo registrado de un acontecimiento aterrador y morboso, delicioso para la prensa y los adultos que cada vez más se espantan con sus futuros reemplazos y sus conductas.
Pekka-Eric Auvinen un joven de 18 años que asistía a una secundaria en Tuulsa, Finlandia. Entro decididamente a cumplir una especie de pacto consigo mismo. Movido por ideales extremos y poco comprendidos, fue disparando progresivamente con una pistola de corto alcance (posiblemente de nombre Catherin). Matando a seis alumnos, la enfermera escolar y por último a la directora de la escuela. Exactamente 20 minutos después, rodeado de oficiales, el mismo se disparo un tiro desvaneciendo su consciencia en este mundo unas horas mas tarde.
Auvinen era un estudiante común y corriente con buenas notas en la escuela, buena actitud sobre la vida desde el punto de vista de los alumnos, pero seguidor de corrientes políticas que rozaban lo extremo. Según el propio Auvinen, lo que indujo su participación en estos atentados fue la constante idea de que la humanidad estaba sorbevalorada, sobre explotada.
En un vídeo subido a Internet antes de la masacre en la escuela, el joven describe paso a paso su plan, considerándose constantemente a el mismo con un selector natural, haciendo esto por el bien de la preservación de las especies fuertes y deshaciéndose de los más débiles, un inquisidor cuyo deber era eliminar a todos esos errores y fracasos que existían en la humanidad. Encontró todo eso en su escuela secundaria cierta mañana y solo logró acabar con 7 vidas, más la de el mismo. Tal vez al final pensó que ya no era necesario vivir en una sociedad donde las fallas y los errores eventualmente nos costarían a todos la vida y la dignidad, o simplemente se consideró a el mismo como un error más mientras rosaba un grado de locura que es fácilmente alcanzable al matar a 7 personas. De igual manera, su plan consistía en prolongar su masacre más de 20 minutos, eso era fácilmente legible en las otras 300 balas que tenía preparadas para su pequeña pistola y el liquido inflamable que tenía preparado para quemar la escuela a sus cimientos.
Al ritmo de "¡Revolución!",
Auvinen iba de puerta en puerta con su arma buscando a sus supuestas fallas naturales con la intención de corregirlas.
Más de 400 alumnos que estaban en esos momentos en clase se atrincheraron en sus salones y algunos más huían del pánico por las ventanas o cualquier otra salida, la directora del colegio Helena Kalmi, en vez de buscar un refugio, una actividad que le sería relativamente facil, decidió armarse con un poco de valor y buscar al causante de toda este desastre, posiblemente para hablar con el, como una posible luz de esperanza, un contacto a su parte sana, a la parte humana del muchacho que podría evitar la perdida de más vidas. Tal vez hizo esto con la idea constante en su cabeza de que podría morir, de igual manera, asi fue, la directora, en un acto que muchos considerarían heroico sucumbió a la demencia del joven y se convirtió en la última victima antes de suicidarse el asesino.

Pekke-Eric Auvinen, es la imagen actual del joven de hoy en día, tal vez un poco más cargada con rencor e información. Pero la imagen permanece igual, joven callado, inteligente, pero inmerso en aquel submundo llamado Internet. El sitio donde hoy en día parece enseñar más cosas que la misma escuela, pero a la vez nos hace dar un punto de vista distinto a cada uno sobre la realidad de las cosas, al final todos somos parte de una sociedad, fuera o dentro de una caja, y cuando estamos demasiado tiempo en una caja podemos ver desde el exterior como van algunas cosas. El mundo esta lleno de errores, eso es cierto, la humanidad decae con paso firme y sereno hacía una cascada incorregible y llena de ruido. Pero es poco lo que uno puede hacer para salvarlo, ni siquiera aparecer un día y matar selectivamente a un montón de gentes al azar para llamar la atención.

Este es el primer cazo de un atentado en una escuela que se registra en el país de Finlandia, uno de los países con mejores escuelas y estudiantes más inteligentes en todo el planeta.

No hay comentarios.: