Sensawunda

  • 0
Ahora que la tormenta se ha aclarado y comienza la calma podemos ver muchas cosas con mejores ojos, o más bien, con ojos completamente diferentes a los que teníamos. Ojos extraños y ajenos que ahora nos pertenecen y que usamos indiscriminadamente en la búsqueda de un sentido fijo en nuestras vidas. Instrumentos de una nueva vida que abren capítulos y destapan nuevos ángulos en antiguas situaciones que ahora anhelamos o tememos recurrir en nuestras mejores pesadillas.


Existen muchos tipos de ojos en la naturaleza humana, y el alcance de estos va variando según el interés y el frenesí de su huésped con su busqueda. Estos ojos pueden aparecer de la acumulación de ideas y sueños, pero veces los robamos a otras personas sin su consentimiento, muchas veces aparecen en nosotros sin que nos demos cuenta y se van de la misma forma robados o perdidos en nuestra propia falta de visión.


Hay personas que deciden dejar de mirar, que cubren sus rostros con una venda o se deshacen de su ojos para detener su búsqueda infructuosa o cuando nos embarga la idea de que lo que buscábamos ha sido hallado en lo que sea que uno posea.


No hay comentarios.: