Bluebird Story

  • 0
Hablando de forma mundana no tengo idea de como alguien puede vivir sin jamas experimentar miedo. El miedo es inherente en el espiritu humano como una de las muchas flamas que encienden los ojos por la mañana. El miedo es levantarse y experimentar dicha, el miedo es reconocer nuestra propia mortalidad, el tropezarnos camino al trabajo con una rata muerta en la calle, eso es vida.

No se puede sentir miedo sin antes no haber sentido una sensación de seguridad. Hay que dormir arropados para adquirir el miedo a estar expuestos al frío.
En pocas palabras; hay que vivir para temerle a la muerte. 

Entre más miedos recolectes más se uno ha sentido e imaginado las infinitas posibilidades que otorga la vida, y las ha sobrevivido.

Aunque el miedo paraliza tambien alimenta una locura interna que nos lleva casi siempre a cometer actos en pro del miedo que algún dia nos arrepentiremos, es el miedo el que nos toma del cuello de la camisa y nos impide caer al vacío en un arrebato suicida. Todas nuestras acciones las surcan pequeñas venas moradas llenas de horror.

Si hay algo que resguarda los dos extreños de la vida es el miedo, cuando nacemos le tememos a existir y cuando morimos a no existir. Tal vez el miedo es solo un vestigio de algo más grande que siempre nos vigila y de vez en cuando nos acaricia los pelitos de la nuca. 

No hay comentarios.: