La mala muela

  • 0
He dejado el mal hábito de escribir continuamente en este blog por temor a quedarme sin ideas pero se siente bien volver de vez en cuando a reflexionar y re-leer toda la zarta de estupideces y memes graciosos que publicaba. Hay un débil registro del internet aquí, desde que era una especie de zona de confort para los amantes de lo desconocido y los programas de descarga de música ilegal, hasta nuestros días que se ha vuelto como ese restaurante favorito que fue descubierto por ese sujeto que te desagrada y ahora es tambien su lugar favorito.

Pero todo está bien, las campanas siguen sonando al ritmo de una tonada virtual que se escucha todavia hasta los confines más alejados del pasado. El futuro sigue caminando y todo cambia a una velocidad cada vez más apresurada. Siento que la adversidad y las olas que la vida emana se han enmudecido para dar paso a una horrible tranquilidad. No deseo la tranquilidad, quiero las olas, los golpes, la vida y el vivir. No tengo poder sobre los elementos, solo soy un adulto irresponsable que escribe cosas moderadamente geniales y tiene un buen gusto por la literatura y los sandwiches sin queso.

Tal vez algún dia aprenderé que la vida no se mide por el numero de palabras que uno procesa en un teclado de plastico sino por el numero de cosas que uno grita a los cuatro vientos en medio de una tormenta mientras se esta empapado de sudor, lagrimas y agua.


No hay comentarios.: