Terrible Tought

  • 0
Es 13 de Febrero del 2008. Parece un día como cualquier otro, será por que lo es.
Las cosas cayeron como grandes piezas de rompecabezas justo sobre sus lugares. No hubo fallas graves, tampoco logros.
El 13 de Febrero pasará como cualquier otro día en la memoria de todas las personas de esta ciudad por que mañana es el siguiente día, el próximo día, el día más importante que el 13 de Febrero o el 17.
Las cosas cambian cuando llegas al 14 del segundo mes, las personas comienzan a preocuparse por este día en especial sin razón aparente más que el de recibir o dar, recibir y dar. Como si se tratara de la navidad de nuevo. Desde mi punto de vista es uno de los pocos días del año en que todo asume un color rojo o rosado, como sangre, y los jóvenes comen tantos dulces como si fuera noche de brujas en Japón.
Hay muestras de afecto en cada esquina, gente demostrando su amor con un costoso regalo o un globo de color rojo brillante del tamaño de pequeños dirigibles, otros con regalos más mezquinos y poco elaborados. Muchos dicen que es el valor sentimental el que cuenta, y solo en este día la gente puede darse el lujo de no gastar mucho dinero en un regalo y dejar que las emociones rosas y rojas se encarguen de llenar el vacío material. Aún así, es mucho materialismo, puedes sumar todos esos regalos que se compran y tendrás una bola de basura del tamaño de Plutón.
Es un día para recordar que solo en esta fecha, los colores rojos, rosas y el sabor de las paletas de fresas dominan por casi 24 horas.
De cualquier forma es un día como cualquier otro, no es distinto al 13 de febrero, al 17 cuando ves el calendario, es solo que es en esa fecha cuando decidimos plantar buenos recuerdos, y luego remplazarlos el próximo año.

No hay comentarios.: